Skip to content

Piscinas

Y con la intención de ver mi reflejo en el agua y sopesar mi grado de melancolía, me aventuré 15 años atrás hacia mi antigua piscina, buscando la paz de quien camina por la playa en invierno.

Dejando a un lado el viejo y trágico mito de Narciso me asomé a ésta, pero está vez no estaba llena, sino vacía, desnuda, como un lienzo o página blanco, dándome, pues, la ardua oportunidad de llenarla -si eso deseo- de mis propios sueños.

One Trackback/Pingback

  1. Comencemos por el final » Piscinas Pop on viernes, marzo 1, 2013 at 4:36 pm

    […] piscinas… Planas, azules, profundas, meditabundas, silenciosas, históricas, oníricas y camaleónicas. […]

Post a Comment

Your email is never published nor shared. Required fields are marked *
*
*